Declaración de les Naciones Xuníes sobre los Derechos de los Agricultores y d’Otres Persones que Trabayen nes Zones Rurales

Naciones Xuníes. Xunta Xeneral

- Esmolecida, porque les persones, los grupos y les instituciones que promueven y protexen los derechos humanos de quien s’ocupa de cuestiones rellacionaes cola tierra y los recursos naturales cuerren un riesgu grande de ser víctimes de formes distintes d’íntimidación y de que s’atente contra la so integridá física,

- Observando que los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales suelen tener torgues p’acceder a los tribunales, los axentes de policía, los fiscales y los abogaos, hasta’l puntu de que nun puen obtener reparación nin protección inmediates en casu de violencia, abusu y explotación,

- Esmolecida-pola especulación sobre los alimentos, l’aumentu de la concentración y la distribución desequilibrada de los sistemes alimentarios y les rellaciones desiguales de poder qu’hai a lo llargo de les cadenes de valor, qu’amenorguen el disfrute de los derechos humanos,

- Reafirmando que’l derechu al desarrollu ye un derechu humanu intresferible pol que tou ser humanu y tolos pueblos tán facultaos pa participar nun desarrollu económicu, social, cultural y políticu nel que se puedan exercer dafechu tolos derechos humanos y llibertaes fundamentales, pa contribuyir a esi desarrollu y pa esfrutar d’él,

- Recordando’l derechu de los pueblos a exercer, con suxeción a les disposiciones pertinentes de dambos Pactos Internacionales de Derechos Humanos, la so soberanía plena y completa sobre tolos sos recursos y riqueces naturales,

- Reconociendo que’l conceptu de soberanía alimentaria emplegóse en munchos Estaos y rexones pa designar el derechu a definir los sistemes agroalimentarios sos y el derechu a una alimentación sana y culturalmente afayadiza, producida con métodos ecolóxicos y sostenibles que respeten los derechos humanos,

- Comprendiendo que l’individuu, por tener deberes respecto d’otros individuos y de la comunidá a a la que pertenez, ta obligáu a procurar que se promuevan y respeten los derechos reconocíos na presente Declaración y nel derechu nacional,

- Reafirmando la importancia de respetar la diversidá de cultures y de promover la tolerancia, el diálogu y la cooperación,

- Recordando’l conxuntu ampliu de convenios y recomendaciones de la Organización Internacional del Trabayu sobre la protección de los trabayadores y el trabayu decente,

- Recordando tamién el Conveniu sobre la Diversidá Biolóxica11 y el Protocolu de Nagoya sobre Accesu a los Recursos Xenéticos y Participación Xusta y Equitativa nos Beneficios que se Deriven de la so Utilización al Conveniu sobre la Diversidá Biolóxica12,

- Recordando amás el llabor amplio de la Organización de les Naciones Xuníes pa l’Alimentación y l’Agricultura y del Comité de Seguridá Alimentaria Mundial sobre’l derechu a l’alimentación, los derechos de tenencia, l’accesu a los recursos naturales y otros derechos de los agricultores, en particular el Tratáu Internacional sobre los Recursos Fitoxenéticos pa l’Alimentación y l’Agricultura , y les Directrices Voluntaries sobre la Gobernanza Responsable de la Tenencia de la Tierra, la Pesca y les Viesques nel Contextu de la Seguridá Alimentaria Nacional, Directrices Voluntaries pa Llograr la Sostenibilidá de la Pesca en Pequeña Escala nel Contestu de la Seguridá Alimentaria y la Erradicación de la Probitú, y les Directrices Voluntaries n’Apoyu de la Realización Progresiva del Derechu a una Alimentación Afayadiza nel Contextu de la Seguridá Alimentaria Nacional, toes elles d’esa organización,

- Recordando les conclusiones de la Conferencia Mundial sobre Reforma Agraria y Desarrollu Rural y la Carta del Agricultor aprobada nella, onde se destacaba la necesidá de formular estratexes nacionales afayadices pa la reforma agraria y el desarrollu rural y d’incluiles nes estratexes nacionales xenerales de desarrollu,

- Reafirmando que la Declaración presente y los alcuerdos internacionales pertinentes tienen d’apoyase mutuamente con mires a meyorar la protección de los derechos humanos,

- Decidida a incrementar la implicación de la comunidá internacional con mires a consiguir avances fundamentales nel campu de los derechos humanos potenciando y calteniendo la cooperación y solidaridá internacionales,

- Convencida de la necesidá de que se protexan meyor los derechos humanos de los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales y de que s’interpreten y s’apliquen de forma coherente les normes y los principios internacionales de derechos humanos relativos a esta cuestión,

DECLARA lo siguiente:

Artículu 1.

1. A efectos de la Declaración presente , entiéndese por “agricultor” toa persona que se dedique o pretenda dedicase, yá sía de manera individual o n’asociación con otres o como comunidá, a la producción agrícola en pequeña escala pa subsistir o comerciar , y que pa ello recurra en gran midida, anque non necesariamente n’esclusivo, a la mano d’obra de los componentes de la so familia o casa y a otres formes non monetaries d’organización del trabayu, y que tenga una rellación especial de dependencia y apegu a la tierra.

2.La Declaración presente aplícase a toa persona que se dedique a la agricultura artesanal o en pequeña escala, la sema de cultivos, la ganadería, el pastoríu, la pesca, la silvicultura, la caza o la recolección, asina como a l’artesanía rellacionao cola agricultura o otres ocupaciones rellacionaes nuna zona rural. Aplícase tamién a los familiares a cargu de los agricultores.

3. La Declaración presente aplícase tamién a los pueblos indíxenes y les comunidaes locales que trabayen la tierra, a les comunidaes treshumantes, nómades y seminómades y a les persones ensin tierra que faen estes actividaes.

4.La Declaración presente aplícase, amás, a los trabayadores asalariaos, incluíos tolos trabayadores migrantes, independientemente de la so situación migratoria, y los trabayadores de temporada, que tean emplegaos en plantaciones, esplotaciones agrícoles, viesques y esplotaciones d’acuicultura y n’empreses agroindustriales.

Artículu 2.

1.Los Estaos han respetar, protexer y facer efectivos los derechos de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zonas rurales. Han adoptar ensin retrasu les midíes llexislatives, alministratives y d’otra mena que resulten afayadices p’algamar progresivamente la efectividá plena de los derechos de la Declaración presente que nun se puedan garantizar de forma inmediata.

2. Al aplicar la Declaración presente ha dase una atención particular a los derechos y les necesidaes especiales de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales, n’especial les persones d’edá, les muyeres, la xente mozo, la infancia y les persones con discapacidá, teniendo en cuenta la necesidá de lluchar contra les formes múltiples de discriminación.

3.Ensin perxuiciu de la llexislación concreta sobre los pueblos indíxenes,enantes d’aprobar y aplicar lleis y polítiques, alcuerdos internacionales y otros procesos d’adopción de decisiones que puedan afectar a los derechos de los agricultoresy d’otres perpones que trabayen nes zones rurales, los Estaos han celebrar consultes y y han cooperar de bona fe colos agricultores y otres personas que trabayen nes zones rurales, a traviés de les sos instituciones representatives, dialogando coles persones que puedan vese afectaes poles decisiones, antes que s’adopten estes, y obteniendo’l so apoyu y y considerando les sos contribuciones, teniendo en cuenta los desequilibrios de poder esistentes ente les diferentes partes y asegurando una participación activa, llibre, efectiva, significativa ya informada de les persones y los grupos nos procesos conexos d’adopción de decisiones.

4.Los Estaos han ellaborar, interpretar y aplicar los alcuerdos y les normes internacionales pertinentes nos que sían parte, d’una manera compatible coles sos obligaciones en materia de derechos humanos que sían aplicables a los agricultores y otres persones que trabayen nes zonas rurales.

5.Los Estaos han adoptar toles midíes necesaries pa garantizar que los actores non estatales que tengan les actividaes en condiciones de regular, como los particulares y les organizaciones privaes, asina como les sociedaes tresnacionales y otres empreses, respeten y refuercen los derechos de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales.

6.Los Estaos, reconociendo que la cooperación internacional pue aportar un apoyu importante a les actividaes nacionales encaminaes a facer realidá los propósitos y oxetivos d’esta Declaración, han adoptar midíes afayadices y efectives al respective de manera billateral, multilateral y, si procede, n’asociación coles organizaciones internacionales y rexonales oportunes y la sociedá civil, en particular les organizaciones d’agricultores y otres persones que trabayen nes zonas rurales.

Xunto con eses midíes puen incluíse les siguientes:

a)Velar por que les actividaes de cooperación internacional na materia, incluíos los programes de desarrollu internacionales, incluyan a los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales y sían accesibles y propios pa ellos;
b)Facilitar y sofitar el fomentu de la capacidá, por exemplu a traviés del intercambiu y la distribución d’información, esperiencies, programes de formación y meyores práctiques;
c)Facilitar la cooperación en materia d’investigación y d’accesu a los conocimientos científicos y técnicos;
d) Apurrir, si procede, asistencia técnica y económica, facilitando l’accesu a tecnoloxíes accesibles y l’intercambiu d’estes y tresfiriendo tecnoloxíes sobremanera a los países en desarrrollu, en condiciones alcordaes mutuamente;
y) Ameyorar la xestión de los mercaos a nivel mundial y facilitar l’accesu oportunu a la información sobre los mercaos, incluída la relativa a les reserves d’alimentos, con cuenta de limitar la inestabilidá estrema de los precios de los alimentos y de que la especulación resulte menos atrayente.

Artículu 3

1.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a disfrutar dafechu de tolos derechos humanos y les llibertaes fundamentales que se reconocen na Carta de les Naciones Xuníes, la Declaración Universal de Derechos Humanos y tolos demás instrumentos internacionales de derechos humanos, ensin nengún tipu de discriminación nel exerciciu de los sos derechos por motivos d’orixe, nacionalidá, raza, color, llinaxe, sexu, idioma, cultura, estáu civil, patrimoniu, discapacidá, edá, opinión política o d’otra índole, relixón, nacencia o situación económica, social o d’otru tipu.

2. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a definir y desenvolver prioridaes y estratexes pa exercer el so derechu al desarrollu.

3.Los Estaos han adoptar les midíes afayadices pa que desapaezan les condiciones qu’orixinen la discriminación de los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales o contribúin a perpetuala, incluíes les formes múltiples y entecruzaes de discriminación.

Artículu 4

1.Los Estaos han adoptar toles midíes afayadices pa erradicar toles formes de discriminación de les agricultores y otres muyeres que trabayen nes zones rurales y pa promover el so empoderamientu de manera que puedan disfrutar dafechu, de manera igualitaria colos homes, de tolos derechos humanos y les llibertaes fundamentales y obrar pol desenvolvimientu económicu, social, políticu y cultural del ámbitu rural, participar nél y aprovechalo con total llibertá.

2.Los Estaos van velar por que les agricultores y otres muyeres que trabayen nes zones rurales disfruten ensin discriminación de tolos derechos humanos y les llibertaes fundamentales establecíos nesta Declaración y n’otros instrumentos internacionales de derechos humanos, en particular los derechos a:

a)Participar, en condiciones d’igualdá y de manera efectiva, na formulación y execución de los planes de desarrollu a tolos niveles;

b)Aportar en condiciones d’igualdá al más altu nivel posible de salú física y mental, y en particular a centros d’atención sanitaria, informaciones, conseyos y servicios de planificación familiar afayadizos;

c) Acoyese directamente a los programes de seguridá social;

d)Llegar a tolos tipos de formación y educación, formal o informal, incluíos los cursos d’alfabetización funcional, asina como a tolos servicios comuñales y de divulgación, con cuenta d’aumentar les sos competencies técniques;

y)Entamar grupos d’autoayuda, asociaciones y cooperatives con cuenta d’aportar en condiciones d’igualdá a les oportunidaes económiques per aciu l’emplegu por cuenta propia o por cuenta ayena;

f) Participar en toles actividaes comuñales;

g)Tener accesu, en condiciones d’igualdá a los servicios financieros, los creitos y préstamos agrícoles, los servicios de comercialización y les tecnoloxíes apropiaes;

h)Tener accesu en condiciones d’igualdá a la tierra y los recursos naturales, y poder utilizalos y xestionalos de manera igualitaria, y llograr un tratu igual o prioritariu nes reformes agraries y los planes de reasentamientu;

i) Tener un emplegu decente, gociar d’igualdá de remuneración y acoyese a les prestaciones sociales, y acceder a actividaes xeneradores d’ingresos;

j) Tar protexíes de toles formes de violencia.

Artículu 5

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu al accesu a los recursos naturales presentes na so comunidá que sían necesarios pa tener condiciones de vida afayadices, y a utilizalos de manera sostenible, de conformidá col artículu 28 de la Declaración presente. Tamién tienen derechu a participar na xestión d’esos recursos. 2. Los Estaos han adoptar midíes pa que toa esplotación qu’afecte a los recursos naturales que los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales caltengan o utilicen tradicionalmente, solo s’autorice si, como mínimo:

a) Se ficiera una evaluación del impactu social y ambiental;
b) Se celebraren consultes de bona fe de conformidá col artículu 2, párrafu 3, de la Declaración presente;
c) Se fixaren les modalidaes pa repartir de manera xusta y equitativa los beneficios de la esplotación de común alcuerdu ente quien esploten los recursos naturales y los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales.

Artículu 6

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a la vida, la integridá física y mental, la llibertá y la seguridá de la persona.

2. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales nun van poder ser oxetu de detención o reclusión arbitraria, tortura o otros tratos o penes crueles, inhumanes o degradantes, nin se van someter a esclavitú nin a servidume.

Artículu 7

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu, en tolos llugares, a la reconocencia de la so personalidá xurídica.

2. Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa facilitar la llibertá de circulación de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales.

3.Los Estaos han adoptar, cuando sía necesario, midíes apropiaes pa cooperar con mires a solucionar los problemes de tenencia tresfronterizos qu’afecten a agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales que crucien fronteres internacionales, de conformidá col artículu 28 de la Declaración presente .

Artículu 8

1.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a la llibertá de pensamientu, creencies, conciencia, relixón, opinión, espresión y xunta pacífica. Tienen derechu a espresar les sos opiniones oralmente, per escrito o en forma impresa o artística, o por cualesquier otru procedimientu de la so elección, a nivel local, rexonal, nacional ya internacional.

2. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu, individual y colectivamente, n’asociación con otros o como comunidá, a participar n’actividaes pacífiques contra les violaciones de los derechos humanos y les llibertaes fundamentales.

3.L’exerciciu de los derechos previstos nel presente artículu entraña deberes y responsabilidaes especiales. Poro, pue tar suxetu a delles restricciones, qu’han tar, sicasí, espresamente afitaes pola llei y ser necesaries pa:

a) Asegurar el respetu a los derechos o a la reputación de los demás;
b) La protección de la seguridá nacional, l’orde públicu o la salú o la moral públiques.

4.Los Estaos han adoptar toles midíes necesaries pa garantizar la protección poles autoridaes competentes de toles persones, individualmente o n’asociación con otres, frente a tou actu de violencia, amenaza, represalia, discriminación de derechu o de fechu, presión o cualesquier otra acción arbitraria en resultancia del exerciciu llexítimu y la defensa de los derechos descritos na Declaración presente.

Artículu 9

1.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a fundar organizaciones, sindicatos, cooperatives o cualesquier otra organización o asociación de la so elección pa protexer los sos intereses y negociar colectivamente, y a afiliase a elles. Eses organizaciones van tener un calter independiente y voluntariu, y nun van poder ser oxetu de nengún tipu d’inxerencia, coerción o represión.

2.L’exerciciu de tal derechu solo va poder tar suxetu a les restricciones previstes pola llei que sían necesaries nuna sociedá democrática, n’interés de la seguridá nacional, de la seguridá pública o del orde públicu, o pa protexer la salú o la moral públiques o los derechos y llibertaes de los demás.

3.Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa fomentar la fundación d’organizaciones de llabradores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales, como sindicatos, cooperatives o otres organizaciones, en particular con mires a desaniciar les torgues a la so fundación, al so crecimientu y al exerciciu de les sos actividaes lícites, como toa discriminación llexislativa o alministrativa qu’afecte a estes organizaciones y a los sos componentes, y van da-yos apoyu pa fortalecer la so posición na negociación d’arreglos contractuales con cuenta de que les condiciones y los precios estipulaos sían xustos y estables y nun atenten contra los sos derechos a la dignidá y a una vida decente.

Artículu 10

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a participar activa y llibremente, yá sía directamente o a traviés de les sos organizaciones representatives, na prepación y aplicación de les polítiques, los programes y los proyectos que puedan afectar a la so vida, la so tierra y los sos medios de subsistencia.

2.Los Estaos han promover la participación de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales, directamente o a traviés de les sos organizaciones representatives, nos procesos de toma de decisiones que puedan afectar a la so vida, la so tierra y los sos medios de subsistencia, pa lo que van respetar la fundación y el desarrollu d’organizaciones enérxiques ya independientes d’agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales y van promover la so participación na prepación y aplicación de les normes en materia de seguridá alimentaria, trabayu y mediu ambiente que puedan afecta-yos.

Artículo11

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a buscar, recibir, preparar y esparder información, ente otres coses sobre los factores que puedan afectar a la producción, la ellaboración, la comercialización y la distribución de los sos productos.

2.Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa garantizar que los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tengan accesu a información pertinente, tresparente, oportuna y abonda, nun idioma y un formatu y per unos medios que s’axusten a los sos métodos culturales, con cuenta de promover el so empoderamientu y garantizar la so participación efectiva na adopción de decisiones sobre les cuestiones que puedan afectar a la vida, la tierra y los medios de subsistencia de so.

3. Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa promover l’accesu de los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales a un sistema xustu, imparcial y amañosu d’evaluación y certificación de la calidá de los sos productos a nivel local, nacional ya internacional, asina como la so participación na formulación de dichu sistema.

Artículu 12

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu al accesu de manera efectiva y non discriminatoria a la xusticia, sobre manera a procedimientos imparciales de solución de discutinios y a midíes de repación efectives poles vulneraciones de los sos derechos humanos. Al adoptase les decisiones correspondientes han tomase debidamente en considerancia les sos les costumes, tradiciones, normes y sistemes xurídicos, de conformidá coles obligaciones pertinentes en virtú del derechu internacional de los derechos humanos.

2.Los Estaos han ofrecer un accesu ensin discriminaciones, a traviés d’organismos xudiciales y alministrativos imparciales y competentes, a medios oportunos, algamables y efectivos pa solucionar los discutinios nel idioma de les persones afectaes, y han facilitar recursos rápidos y efectivos, que van poder incluyir el derechu d’apelación, la restitución, la indemnización, la compensación y la repación.

3. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a l’asistencia xurídica. Los Estaos han considerar la posibilidá d’adoptar otres midíes, como la prestación d’asistencia lletrada gratuita, p’ayudar a los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales que, otra manera, nun van poder tener accesu a los servicios alministrativos y xudiciales.

4. Los Estaos han estudiar midíes pa reforzar les instituciones nacionales pertinentes pa la promoción y protección de tolos derechos humanos, incluíos los derechos descritos na Declaración presente.

5.Los Estaos han facilitar a los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales mecanismos eficaces pa prevenir y compensar tou actu que tenga por oxetu o consecuencia dañar los sos derechos humanos, desaposialos arbitrariamente de les sos tierres y recursos naturales o privalos de los sos medios de subsistencia y de la so integridá, y toa forma de sedentarización o esllarigamientu de población pola fuerza.

Artículu 13

1.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu al trabayu, qu’engloba’l derechu a escoyer llibremente cómo ganar el sustentu.

2.Los fíos de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a tar protexíos contra tou trabayu que pueda ser peligrosu, perxudicar la so educación o ser nocivu pa la so salú o pal so desarrollu físicu, mental, espiritual, moral social.

3.Los Estaos han establecer un entornu favorable, nel que los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales y la so familia puedan atopar oportunidaes d’emplegu con una remuneración que-yos garantice un nivel de vida afayadizu.

4. Los Estaos que rexistren niveles altos de probitú rural y nun tengan oportunidaes d’emplegu n’otros sectores han adoptar midíes apropiaes pa crear y promover sistemes alimentarios sostenibles que rican una densidá de mano d’obra abondo pa contribuyir a la creación d’emplegu decente.

5.Los Estaos, teniendo en cuenta les característiques específiques de l’agricultura llabradora y de la pesca en pequeña escala, han supervisar el cumplimientu de la llexislación llaboral asignando, si procede, a les inspecciones del trabayu de les zones rurales los recursos necesarios pa que funcionen correctamente.

6. Naide va poder ser obligáu a realizar un trabayu forzosu, en condiciones de servidume o obligatoriu, tar espuestu al peligru de convertise en víctima de la trata de persones o tar suxetu a cualesquier otra de les formes contemporanees d’esclavitú. Los Estaos, en consulta y cooperación colos agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales y les sos organizaciones representatives, han adoptar midíes apropiaes pa protexelos de la esplotación económica, del trabayu infantil y de toles formes contemporanees d’esclavitú, como la servidume por deldes de muyeres, homes y neños y el trabayu forzosu, sobremanera de pescadores y trabayadores del sector pesqueru, silvicultores o trabayadores migrantes o de temporada.

Artículu 14

1.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales, con independencia de que sían trabayadores temporarios, de temporada o migrantes, tienen derechu a trabayar en condiciones llaborales segures y saludables, a participar na aplicación y l’exame de les midíes de seguridá y salú, a escoyer a los sos representantes de seguridá y salú y a los sos representantes nos comités de seguridá y salú, a poner en práctica midíes de prevención, amenorgamientu y control de los peligros y riesgos, a tener accesu a indumentaria y equipu de protección afayadizos y apropiaos y a una información y una capacitación afayadices sobre seguridá ocupacional, a trabayar ensin sufrir violencia nin acosu, incluíu l’acosu sexual, a denunciar les condiciones de trabayu peligroses ya insalubres y a alloñase de tou peligru deriváu de la so actividá llaboral cuando tengan motivos razonables pa creer qu’esiste un riesgu inminente y grave pa la so seguridá o salú, ensin ser oxetu de represalies llaborales pol fechu d’exercer esos derechos.

2.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a nun utilizar sustancies peligroses o productos químicos tóxicos, como productos agroquímicos o contaminantes agrícoles o industriales, y a nun s’esponer a ellos.

3.Los Estaos han tomar les midíes apropiaes pa garantizar a los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales condiciones de trabayu favoratibles en materia de seguridá y salú y, sobremanera, han designar a autoridaes competentes apropiaes y han establecer mecanismos de coordinación intersectorial p’aplicar les polítiques y facer cumplir la llexislación y la reglamentación nacionales en materia de seguridá y salú ocupacionales na agricultura, l’agroindustria y la pesca, han prever midíes correctives y sanciones adecuaes y han establecer y apoyar la creación de sistemes apropiaos y convenientes pa inspeccionar los llugares de trabayu rurales.

4. Los Estaos han adoptar toles midíes necesaries pa:

a)Prevenir los riesgos pa la salú y la seguridá xeneraos poles tecnoloxíes, los productos químicos y les práctiques agrícoles, inclusive a traviés de la prohibición y la restricción del so usu;
b)Establecer un sistema nacional apropiáu o cualesquier otru sistema aprobáu pola autoridá competente que prevea criterios específicos pa la importación, la clasificación, l’embalaxe, la distribución, l’etiquetáu y l’usu de los productos químicos utilizaos na agricultura, asina como pa la prohibición o restricción del so usu;
c)Velar por que quien produza, importe, suministre, vienda, tresporte, almacene o elimine productos químicos utilizaos na agricultura cumpla coles normes nacionales o con otres normes reconocíes de seguridá y salú, y se dea información adecuada y conveniente a los usuarios, nel idioma o los idiomes oficiales propios del país, asina como a les autoridaes competentes, cuando estes lo soliciten;
d)Establecer un sistema apropiáu pa la recopilación, el recicláu y la eliminación en condiciones segures de los residuos químicos, los productos químicos caducaos y los recipientes vacíos de productos químicos, col fin d’evitar que s’utilicen pa otros fines y d’eliminarr o amenorgar al mínimu los riesgos pa la seguridá, la salú y el mediu ambiente;
y) Ellaborar y aplicar programes de formación y concienciación sobre los efectos sobre la salú y el mediu ambiente de los productos químicos que s’utilicen davezu nes zones rurales, asina como sobre les alternatives a dichos productos.

Artículu 15

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a una alimentación apropiada y el derechu fundamental a tar protexíos contra la fame. Esti últimu engloba’l derechu a producir alimentos y a tener una nutrición afayadiza, que garantice la posibilidá de disfrutar del grau máximu de desarrollu físicu, emocional ya intelectual.

2.Los Estaos van curiar por que los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales puedan tener accesu en tou momentu, tanto dende un puntu de vista material como económicu, a una alimentación abonda y afayadiza que tea producida y se consuma de manera sostenible y equitativa, respete la so cultura, protexa l’accesu de les xeneraciones futures a l’alimentación y-yos garantice una vida digna y satisfactoria, tanto física como mentalmente, de manera individual o colectiva, y respuenda a les sos necesidaes.

3.Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa lluchar contra la malnutrición de los neños y neñes de les zones rurales, sobremanera nel marcu de l’atención primaria de la salú, ente otros métodos aplicando les tecnoloxíes disponibles y suministrando alimentos nutritivos afayadizos, asina como garantizando a les muyeres una nutrición apropiada nel embaranzu y nel periodu d’amamantar. Los Estaos han velar tamién porque tolos segmentos de la sociedá, y en particular les madres, saniamientu ameyoraes, sobremanera a les muyeres y les neñes de les zones rurales y les persones pertenecientes a grupos desfavorecíos o marxinaos, como los pastores nómades, los trabayadores de les plantaciones, los migrantes, independientemente de la so situación migratoria, y les persones que viven n’asentamientos irregulares o informales. Los Estaos han promover tecnoloxíes apropiaes y accesibles, en particular pal riegu, la reutilización de les agües residuales trataes y la recoyida y l’almacenamientu d’agua.

4.Los Estaos han protexer los ecosistemes rellacionaos col agua, como los montes, les viesques, los humedales, los ríos, los acuíferos y los llagos, frente al usu escesivu y la contaminación por sustancies nocives, en particular los efluentes industriales y les concentraciones de minerales y productos químicos que provoquen contaminaciones lentes o rápides, y han garantizar la so rexeneración.

5.Los Estaos han protexer el derechu a l’agua de los agricultores y otres persones que viven nes zones rurales frente a los actos de terceros que puedan socavalo. Los Estaos han dar prioridá al agua pa satisfacer les necesidaes humanes frente a otros usos, al tiempu que promuevan la conservación, la rexeneración y l’ usu sostenible.

Artículu 16

1.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a un nivel de vida afayadizu pa sigo mesmos y pa la familia, y a que se-yos facilite l’accesu a los medios de producción necesarios pa consiguilo, ente ellos les ferramientes de producción, l’asistencia técnica, los creitos, los seguros y otros servicios financieros. Tienen tamién derechu a emplegar llibremente, de manera individual o colectiva, n’asociación con otros o como comunidá, métodos tradicionales d’agricultura, pesca, ganadería y silvicultura, y a ellaborar sistemes de comercialización comuñales.

2.Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa favorecer l’accesu de los agricultores y otres persones que trabayen en nes zones rurales a los medios de tresporte y a les instalaciones de tresformación, ensugáu y almacenamientu necesaries pa vender los sos productos nos mercaos locales, nacionales y rexonales a unos precios que-yos garanticen unos ingresos y unos medios de subsistencia decentes.

3.Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa reforzar y apoyar los mercaos locales, nacionales y rexonales en formes que faciliten y garanticen que los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales accedan a esos mercaos y participen nellos de manera plena y n’igualdá de condiciones pa vender los sos productos a unos precios que-yos dexen, a ellos y a la so familia, algamar un nivel de vida afayadizu.

4.Los Estaos han adoptar toles midíes apropiaes pa garantizar que les sos polítiques y programes relativos al desarrollu rural, l’agricultura, el mediu ambiente y el comerciu y la inversión contribuyan efectivamente a la preservación y ampliación de les opciones tocantes a los medios de subsistencia locales y a la transición hacia formes sostenibles de producción agrícola. Siempre que sía posible, los Estaos han favorecer la producción sostenible, en particular l’agroecolóxica y biolóxica, y han facilitar la venta directa del agricultor al consumidor.

5. Los Estaos han adoptar les midíes apropiaes pa reforzar la resiliencia de los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales frente a los desastres naturales y otres alteraciones graves, como los fallos del mercáu.
6. Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa garantizar un salariu equitativu y la igualdá de remuneración por trabayu de valor igual, ensin nengún tipu de distinción.

Artículu 17

1.Los agricultores y otres persones que viven en zones rurales tienen derechu a la tierra, individual o colectivamente, de conformidá col artículu 28 de la Declaración presente, y n’especial tienen derechu a acceder a la tierra, les mases d’agua, les agües costeres, les pesqueríes, los pastos y les viesques, asina como a utilizalos y xestionalos de manera sostenible p’algamar un nivel de vida afayadizu, tener un llugar nel que vivir con seguridá, paz y dignidá y desarrollar la so cultura.

2. Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa eliminar y prohibir toles formes de discriminación en relación col derechu a la tierra, incluíes les motivaes por un cambéu d’estáu civil o pola falta de capacidá xurídica o d’accesu a los recursos económicos.

3.Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa proceder a la reconocencia xurídica de los derechos de tenencia de la tierra, incluíos los derechos consuetudinarios de tenencia de la tierra qu’anguaño nun tean amparaos pola llei, reconociendo la esistencia de modelos y sistemes distintos. Los Estaos han protexer la tenencia llexítima y han tener procuru por que los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales nun sían desallugaos de forma arbitraria o illegal y porque los sos derechos nun desapaezan nin se vean frayaos d’otra forma. Los Estaos han reconocer y han protexer el patrimoniu natural común y los sistemes d’usu y xestión colectives de dichu patrimoniu.

4.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a tar protexíos contra tou esllarigamientu arbitrariu ya illegal que los faiga alloñar de la tierra de so, del so llugar de residencia habitual o d’otros recursos naturales qu’utilicen nes sos actividaes y precisen pa poder disfrutar de condiciones de vida afayadices. Los Estaos han incorporar na llexislación nacional midíes de protección contra los esllarigamientos que sían compatibles col derechu internacional de los derechos humanos y el derechu internacional humanitariu. Los Estaos han prohibir los desallugos forzosos arbitrarios ya illegales, la destrucción de zones agrícoles y la confiscación o espropiación de tierres y otros recursos naturales, en particular como midida punitiva o como mediu o métodu de guerra.

5. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales que fueren privaes arbitraria o illegalmente de la so tierra tienen derechu, individual o colectivamente, n’asociación con otres persones o como comunidá, a tornar a la tierra de que fueren privaes arbitraria o illegalmente, tamién nos casos de desastre natural o conflictu armáu, y a acceder otra vuleta a los recursos naturales qu’utilicen nes sos actividaes y precisen pa poder disfrutar de condiciones de vida afayadices, si ello ye posible, o a recibir una indemnización xusta, equitativa y conforme a la llei cuando’l so regresu nun sía posible.

6. Si procede, los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa llevar a cabu reformes agraries con cuenta de facilitar un accesu ampliu y equitativo a la tierra y a otros recursos naturales necesarios pa que los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales puedan disfrutar de condiciones de vida afayadices, y pa limitar la concentración y el control escesivos de la tierra, teniendo en cuenta la so función social. Al asignase tierres, pesquerías y montes de titularidá pública, los Estaos tienen de dar prioridá a los agricultores ensin tierra, la mocedá, los pequeños pescadores y otros trabayadores rurales.

7.Los Estaos han adoptar midíes pa caltener y facer un usu sostenible de la tierra y d’otros recursos naturales utilizaos con fines productivos, ente otres coses a traviés de l’agroecoloxía, y han garantizar les condiciones necesaries por que se rexeneren los recursos biolóxicos y otres capacidaes y ciclos naturales.

Artículu 18

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a la conservación y protección del mediu ambiente y de la capacidá productiva de les sos tierres, lo mesmo que de los recursos qu’utilicen y xestionen.

2. Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa que los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales disfruten, ensin discriminación dala, d’un mediu ambiente seguru, llimpiu y saludable.

3. Los Estaos han cumplir les sos obligaciones internacionales respectives en materia de llucha contra’l cambiu climáticu. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a contribuyir a la formulación y aplicación de les polítiques nacionales y locales d’adaptación al cambiu climáticu y moderación de los sos efectos, en particular emplegando les sos práctiques y conocencies tradicionales.

4. Los Estaos han adoptar midíes eficaces pa torgar que s’almacenen o se viertan materiales, sustancies o residuos peligrosos nes tierres de los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales, y han cooperar pa facer frente a les amenaces que planteguen los daños ambientales tresfronterizos al disfrute de los sos derechos.

5. Los Estaos han protexer a los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales de los abusos cometíos por actores non estatales, en particular faciendo cumplir les lleis ambientales que contribuyan, directa o indirectamente, a protexer los derechos de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales.

Artículu 19

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a les semientes de conformidá col artículu 28 de la Declaración presente. Esti derechu engloba:

a)El derechu a protexer les conocencies tradicionales relatives a los recursos fitoxenéticos pa l’alimentación y l’agricultura;
b) El derechu a participar equitativamente nel repartu de los beneficios derivaos del usu de los recursos fitoxenéticos pa l’alimentación y l’agricultura;
c)El derechu a participar na toma de decisiones sobre les cuestiones relatives a la conservación y l’usu sostenible de los recursos fitoxenéticos pa l’alimentación y l’agricultura;
d) El derechu a conservar, utilizar, intercambiar y vender les semientes o’l material de multiplicación que conservaren dempués de la collecha.

2.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a caltener, controlar, protexer y desarrollar les sos semientes propies y conocencies tradicionales.

3. Los Estaos han adoptar midíes pa respetar, protexer y facer efectivu’l derechu a les semientes de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales.

4. Los Estaos han curiar por que los agricultores dispongan de semientes de calidá y en cantidá abonda, nel momentu más afayadizu pa la sema y a un preciu accesible.

5.Los Estaos han reconocer los derechos de los agricultores a utilizar les sos propies semientes o otres locales qu’escueyan, y a decidir les variedaes y especies que quieran cultivar. Los Estaos han adoptar midíes apropiaes p’apoyar los sistemes de semientes agricultores y han promover l’usu de semientes agricultores y l’agrobiodiversidá.

7.Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa que la investigación y el desarrollu agrícoles incorporen les necesidaes de los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales y pa qu’estes participen activamente na determinación de les prioridaes en materia d’investigación y desarrollu y na so realización, teniendo en cuenta la so esperiencia, y han aumentar la inversión na investigación y el desarrollu de semientes y cultivos güérfanos que respuendan a les necesidaes de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales.

8. Los Estaos han curiar por que les polítiques relatives a les semientes, les lleis de protección de les variedaes vexetales y otres lleis de propiedá intelectual, los sistemes de certificación y les lleis de comercialización de semientes respeten y tengan en cuenta los derechos, les necesidaes y les realidaes de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales.

Artículu 20

1.Los Estaos han adoptar midíes apropiaes, de conformidá coles sos obligaciones internacionales oportunes, pa torgar la destrucción de la biodiversidá y garantizar la conservación y l’ usu sostenible de manera que se promueva y protexa’l disfrute plenu de los derechos de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales.

2.Los Estaos han adoptar midíes apropiaes pa promover y protexer les conocencies tradicionales, les innovaciones y les práctiques de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales, incluíos los sistemes tradicionales d’agricultura, pastoríu, silvicultura, pesca, ganadería y agroecoloxía que sían necesarios pa la conservación y l’usu sostenible de la biodiversidá.

3.Los Estaos han adoptar midíes pa prevenir los riesgos de vulneración de los derechos de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales orixinaos pol desarrollu, la manipulación, el tresporte, l’usu, la tresferencia o la lliberación d’organismos vivos modificaos.

Artículu 21

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales son titulares de los derechos humanos al agua potable salubre y llimpio y el saniamientu, que son esenciales pa disfrutar dafechu de la vida y de tolos derechos humanos y la dignidá humana. Esos derechos inclúin el derechu a disponer de redes de suministru d’agua ya instalaciones de saniamientu de bona calidá, algamable y materialmente accesible, non discriminatoriu y aceptable dende un puntu de vista cultural y de xéneru.

2. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a acceder al agua pal so usu personal y domésticu, pa l’agricultura, la pesca y la ganadería y pa consiguir otros medios de subsistencia rellacionaos col agua, asegurando la conservación, la rexeneración y l’usu sostenible de l’agua. Tienen derechu a acceder de manera equitativa al agua y a los sistemes de xestión de los recursos hídricos, y a nun sufrir cortes arbitrarios o la contaminación del so suministru d’agua.

3.Los Estaos han respetar, han protexer y han garantizar ensin discriminación l’accesu al agua, tamién nos sistemes consuetudinarios o comuñales de xestión de los recursos hídricos, y han adoptar midíes pa garantizar l’accesu al agua a precios algamables pa usu personal, domésticu y productivu, y a instalaciones y saniamientu ameyoraes ,en particular a les muyeres y les neñes de les zones rurales y les persones pertenecientes a grupos desfavorecíos o marxinaos, como los pastores nómades, los trabayadores de les plantaciones, los migrantes, independientemente de la so situación migratoria, y les persones que viven n’asentamientos irregulares o informales. Los Estaos han promover tecnoloxíes apropiaes y algamables, en particular pal riesgu, la reutilización de les agües residuales trataes y la recoyida y l’almacenamientu d’agua.

4.Los Estaos han protexer los ecosistemes rellacionaos col agua, como los montes, les viesques, los humedales, los ríos, los acuíferos y los llagos, frente al usu escesivu y la contaminación por sustancies nocives, en particular los efluentes industriales y les concentraciones de minerales y productos químicos que provoquen contaminaciones lentes o rápides, y han garantizar la so rexeneración.

5.Los Estaos han protexer el derechu al agua de los agricultores y otres persones que viven nes zones rurales frente a los actos de terceros que puedan socavalo. Los Estaos han dar prioridá al agua pa satisfacer les necesidaes humanes frente a otros usos, al tiempo qu’han promover la conservación, la rexeneración y l’ usu sostenible.

Artículu 22

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a la seguridá social, qu’inclúi los seguros sociales.

2. Los Estaos, en función de les sos circunstancies nacionales, han adoptar midíes apropiaes por que tolos migrantes que trabayen nes zones rurales puedan exercer el so derechu a la seguridá social.

3.Los Estaos han reconocer los derechos de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales a la seguridá social, qu’inclúi los seguros sociales, y, en función de les sos circunstancies nacionales, tendrán d’establecer o caltener un nivel mínimu de protección social qu’incluya ciertes garantíes básiques de seguridá social. Eses garantíes tendrán d’asegurar que, a lo menos, toles persones que lo necesiten puedan acceder, a lo llargo tola vida, a los servicios esenciales d’atención de la salú y a un nivel básicu d’ingresos que, conxuntamente-yos garantícen un accesu efectivu a los bienes y servicios definíos como necesarios a nivel nacional.

4. Les garantíes básiques de seguridá social tendrán d’establecese per llei. Tamién tendrán d’instituyise procesos de reclamación y recursu imparciales, tresparentes, eficaces, accesibles y algamables. Tendrán de crease sistemes p’ameyorar el cumplimientu de los marcos xurídicos nacionales.

Artículu 23

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a disfrutar del nivel más altu posible de salú física y mental. Tamién tienen derechu a acceder, ensin discriminación dala, a tolos servicios sociales y sanitarios.

2.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a utilizar y protexer la so medicina tradicional y a conservar les sos práctiques médiques, lo qu’engloba’l derechu a acceder a les plantes, los animales y los minerales qu’empleguen con fines médicos y a consérvalos.

3.Los Estaos han garantizar l’accesu a les instalaciones, los bienes y los servicios médicos nes zones rurales ensin discriminación, n’especial a los grupos en situaciones más vulnerables, l’accesu a les medicines esenciales, les vacunes contra les principales enfermedaes infeccioses, l’atención de la salú reproductiva, la información relativa a los principales problemes de salú qu’afecten a la comunidá, incluíos los métodos pa prevenilos y combatilos, l’atención de la salú materno infantil y la capacitación del personal sanitario, incluída la formación en materia de salú y derechos humanos.

Artículu 24

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a una vivienda afayadiza. Tienen derechu a tener un llar y una comunidá seguros en que puedan vivir en paz y dignidá, y el derechu a nun ser discriminaos nesi contestu.

2.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a nun ser desallugaos pola fuerza de so casa y a ser protexíos del acosu y otres amenaces.

3.Los Estaos nun van obligar arbitraria o illegalmente a agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales a abandonar so casa o la tierra qu’ocupen en contra la so voluntá, sía de forma temporal o dafechu, ensin da-yos protección xurídica o d’otru tipu o permiti-yos qu’accedan a esta. Cuando’l desallugu sía inevitable, l’Estáu ha proporcionar indemnización xusta y equitativa poles pérdigues materiales o d’otru tipu que se causen o ha facer por que se conceda.

Artículu 25

1.Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a una formación afayadiza que tea adaptada al entornu agroecolóxicu, sociocultural y económicu en que s’alcuentren. Los programes de formación han tener temes como, por exemplu, l’ameyoramientu de la productividá, la comercialización y la capacidá pa facer frente a les plagues, los organismos patóxenos, les alteraciones sistémicas, los efectos de los productos químicos, el cambiu climáticu y los fenómenos meteorolóxicos.

2. Tolos fíos d’agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a una educación en consonancia cola so cultura y con tolos derechos enunciaos nos instrumentos de derechos humanos.

3.Los Estaos han fomentar l’establecimientu d’iniciatives de collaboración equitatives y participatives ente l’ámbitu de l’agricultura y el de la ciencia, como escueles práctiques d’agricultura, actividaes de selección participativa de plantes y clíniques de salú vexetal y animal, con cuenta d’ufiertar una meyor respuesta a les dificultaes qu’enfrenten o puedan enfrentar nel futuru los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales.

4.Los Estaos han realizar inversiones pa ufiertar formación y servicios d’información comercial y asesoramientu a les esplotaciones agrícoles.

Artículu 26

1. Los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu a disfrutar de la so cultura propia y a obrar llibremente pol so desarrollu cultural ensin inxerencies nin discriminaciones de nengún tipu. Tamién tienen derechu a caltener, espresar, controlar, protexer y desarrollar les sos conocencies tradicionales y locales, como les maneres de vida, los métodos de producción o tecnoloxíes o les costumes y tradiciones de so. Naide va poder invocar los derechos culturales pa dañar los derechos humanos garantizaos pol derechu internacional nin pa limitar el so alcance.

2. Los agricultoresy otres persones que trabayen nes zones rurales tienen derechu, individual o colectivamente, n’asociación con otros o como comunidá, a espresar les costumes, l’idioma, la cultura, la relixón, la lliteratura y les artes locales de so de conformidá coles normes internacionales de derechos humanos.

3. Los Estaos han respetar los derechos de los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales rellacionaos coles sos conocencies tradicionales y han adoptar midíes pa reconocelos y protexelos, y han eliminar la discriminación de les conocencies tradicionales, les práctiques y les tecnoloxíes de los agricultores y d’otres persones que trabayen nes zones rurales.

Artículu 27

1.Los organismos especializaos, fondos y programes del sistema de les Naciones Xuníes y otres organizaciones intergubernamentales, incluíes les organizaciones financieres internacionales y rexonales, han contribuyir a la observancia plena de la Declaración presente, en particular a traviés de la movilización de, ente otres coses, asistencia pal desarrollu y cooperación. Han estudiase medios pa garantizar la participación de los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales nos asuntos que-yos afecten.

2.Les Naciones Xuníes y los sos organismos especializaos, fondos y programes, y otres organizaciones intergubernamentales, incluíes les organizaciones financieres internacionales y rexonales, han promover el respetu y l’aplicación plena de la Declaración presente y han supervisar la so eficacia.

Artículu 28

1. Nenguna de les disposiciones de la Declaración presente se va poder interpretar nel sentíu de qu’amenorgue, menosprecie o anule los derechos que tienen na actualidá o puedan adquirir nel futuru los agricultores y otres persones que trabayen nes zones rurales y los pueblos indíxenes.

2. Nel exerciciu de los derechos enunciaos na Declaración presente han respetase los derechos humanos y les llibertaes fundamentales de toos y toes, ensin nengún tipu de discriminación. L’exerciciu de los derechos enunciaos na Declaración presente ha tar suxetu namás a les limitaciones prescrites pola llei que sían conformes coles obligaciones internacionales en materia de derechos humanos. Eses limitaciones nun van ser discriminatories y van ser solo les necesaries pa garantizar la reconocencia y respetu debíos a los derechos y les llibertaes de los demás y pa satisfacer les necesidaes xustes y más apremiantes d’una sociedá democrática.