Entrevista a Pere Ortega

“Desde el inicio de la crisis se ha recortado más en Educación que en gasto militar”

lavozdelsur

Pere Ortega, presidente del Centro Delàs de Estudios por la Paz, tenía previsto presentar en Xixón su libro ’Dinero y militarismo. Del franquismo a la democracia (1939-2018); de momento ha debido aplazarse.

Pere Ortega (Tarragona, 1944), licenciado en Historia Contemporánea y posgrado en Hacienda Pública por la Universitat de Barcelona, se define como “pacifista, activista e investigador”.
Preside el Centro Delàs de Estudios por la Paz desde 2013, aunque también preside la Federación de ONG per la Pau y trabaja como investigador y analista de temas de paz, no-violencia, desarme y conflictos.

La entrevista llega desde Jerez. La Voz del Sur Francisco Romero. Foto Manu García.

¿Por qué hay tanto oscurantismo en torno al gasto militar?

El gasto militar en España y en la mayoría de los países siempre es poco transparente porque a los Estados no les gusta que la población sepa lo que gastan en Defensa, sobre todo en los países en los que no hay conflictividad para mantener un elevado gasto militar. Si uno lee las directivas de Defensa nacional del Estado español o de los países aledaños verá que no hay grandes amenazas o ninguna amenaza en realidad. Por lo tanto, no tiene sentido gastar enormes sumas de dinero en disuadir a posibles enemigos de que nos ataquen. -Hay muchos gastos, que no diré que estén ocultos, pero sí que están repartidos por otros ministerios.

¿Por ejemplo?

La I+D para producir nuevos armamentos parten del Ministerio de Industria, pero si el objetivo es producir armas para el Ejército español, lo lógico es que surgiera desde Defensa. También, las mutuas de los militares están en una partida separada del Ministerio de Defensa; el gasto en la OTAN y las contribuciones al desarme de diversos programas de Naciones Unidas están en el Ministerio de Asuntos Exteriores… Luego están las misiones militares en el exterior: cada año se presupuestan catorce millones de euros y cuando se liquida el presupuesto de Defensa se han gastado 1.000 millones. El presupuesto de Defensa, que es de 9.800 millones de euros al año, se dobla y llegamos a los 20.000 millones de euros en gasto militar según los criterios de la OTAN. Es el doble de lo que dice el Ministerio de Defensa.

¿Defensa ha notado la crisis?

No. El Ministerio de Defensa se ha visto privilegiado respecto a otros. Cuando llegó la crisis en 2008 los recortes fueron transversales en todos los ministerios, pero hubo unos que sufrieron más que otros. Defensa tuvo que recortar, entre 2008 y 2017 se ve que el gasto militar ha retrocedido un 10%, pero el de fomento del trabajo se recortó en un 14%, el de Sanidad en un 8% y el de Educación en un 14%. Se recortó más en Educación que en Defensa. Y el del Ministerio de Fomento en un 45%. Ha habido un trato de privilegio para los militares.

El presupuesto de Defensa, que es de 9.800 millones de euros al año, se dobla y llegamos a los 20.000 millones de euros en gasto militar”

¿Cree que está justificado este gasto?

Mi crítica es que no. Si uno lee las directivas de Defensa nacional y mira cuales son las amenazas para el territorio español, la máxima es el terrorismo, y uno se pregunta: ¿Los ejércitos pueden hacer algo para combatir el terrorismo? ¿Es que pudieron hacer algo en Cataluña en 2017 para frenar los atentados en Barcelona y Cambrils? ¿Pudo hacer algo EEUU para evitar el ataque del 11S a las Torres Gemelas de Nueva York? Ni los helicópteros de combate ni los tanques pueden impedir un ataque de fuerzas que actúan en la clandestinidad, y que se tienen que combatir con otras medidas —policiales, de Justicia, con servicios de información—, pero no con el Ejército. Por lo tanto, uno debe preguntarse: ¿Para qué queremos un Ejército de 120.000 efectivos en el Estado español cuando la mayoría de ellos están vegetando los cuarteles sin ninguna misión concreta que hacer? El Congreso autoriza que se envíen 3.000 soldados cada año a misiones militares en el extranjero, pero el resto no sabemos qué hacen. Pero nadie puede cuestionarlo porque dicen que es una cuestión de Estado, y pongo comillas a las cuestiones de Estado porque parece que los ciudadanos de a pie no tenemos bastantes conocimientos para juzgarlo. Como si cuestiones de Estado no fueran también la Sanidad, la Educación, los servicios sociales o las pensiones.

¿Es posible que España prescinda del Ejército? ¿O más bien que reduzca el gasto militar?

Diría que tenemos que disminuir el gasto militar, que es de 42 millones de euros diarios. Es una enormidad para mantener unas Fuerzas Armadas sobredimensionadas en base a las amenazas y peligros que hay sobre el territorio español. La máxima misión que están haciendo las FFAA es la Unidad Militar de Emergencia, o sea, ir a apagar fuegos. ¿Es esa su misión? No, para eso tenemos cuerpos civiles. Ha habido diversos planes para reducir el número de las Fuerzas Armadas pero no se han atrevido a hacerlo. En realidad se mantienen para satisfacer los intereses corporativos de los propios militares y también los intereses de los accionistas de las industrias militares a los que les interesa que haya 120.000 efectivos, porque el principal cliente de la industria militar en España es el Ministerio de Defensa.

¿Cree que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos intentará reducir el gasto militar?

Debería apostar por ello, es el momento de replanteárselo. Si España tiene necesidades perentorias, no creo que de las más importantes sea mantener un gasto militar tan elevado y unas Fuerzas Armadas tan sobredimensionadas cuando los peligros y amenazas sobre la seguridad de los españoles no son de tipo militar, sino de otro tipo. No quiero decir que enviemos al paro a los militares, pero se pueden reconvertir y pasar a trabajar como funcionarios en los ayuntamientos o en los ministerios. O que reconviertan la Unidad Militar de Emergencias en una unidad civil.

Cree que debería, ¿pero confía en que lo haga?

Es lo que debería hacer y espero que sobre todo Unidas Podemos apueste por ese camino. Sobre el tejado de este Gobierno hay una demanda: cuando vino Donald Trump a Europa pidió que los países europeos miembros de la OTAN aumenten el gasto militar hasta el 2% del PIB, que en el caso de España son más de 25.000 millones de euros, y en este momento ya nos gastamos 20.000 millones. Es un compromiso alcanzado por Mariano Rajoy para 2023. ¿Debemos aumentar el gasto de Defensa en 5.000 millones en tres años? Eso sería una barbaridad.

¿Estamos seguros en España teniendo bases militares americanas?

Una base militar siempre conlleva peligro, sobre todo si es de la primera potencial mundial. Las bases americanas de Morón y Rota suponen que en el caso de que EEUU entre en guerra con algún país serán utilizadas. Ya fueron utilizadas en la guerra de Irak o en los ataques que se llevan a cabo a menudo en el África subsahariana contra supuestos yihadistas. No nos informan de estas acciones, pero en el caso de que hubiera una guerra claro que una base militar es un objetivo. Hemos estado a punto de que estallara un conflicto armado entre EEUU e Irán y si las bases de Rota y Morón son utilizadas para atacar Irán, es evidente que podría disparar algún misil sobre estas bases.

Con un presidente como Donald Trump, ¿estamos más en peligro?

Claro, porque es imprevisible. Hasta hace poco parecía que no había posibilidades de enfrentamiento con Irán y el otro día lanzó un ataque sorpresa y asesinó al viceprimer ministro y ya vimos cual fue la reacción de Irán: disparar misiles contra unas bases militares en Irak. En Rota hay un escudo antimisiles para prevenir posibles ataques con misiles, aunque dicen que es para protegerse de Irán, en realidad está pensado para la Rusia de Putin, que es la única que tiene misiles capaces de llegar a España o a EEUU. ¿Podrá hacer frente a esta coyuntura el Gobierno actual? Pues no sé si se atreverá a denunciar el protocolo de acuerdo con las bases militares. Veo más factible que disminuya el gasto militar a que rompan los acuerdos bilaterales con EEUU.

¿No cree que es hipócrita criminalizar a la población que llega, en parte, fruto de las guerras a las que contribuyen países como España con la venta de armas?

Si uno analiza los conflictos de los últimos años, Afganistán, Irak, Libia, Siria o Yemen, podemos comprobar que en muchos de estos conflictos hemos intervenido directamente, al lado de la primera potencia mundial porque somos socios suyos. Todos estos desastres han provocado cientos de miles de refugiados. En Siria hay seis millones de refugiados y muchos han venido a llamar a Europa, y la respuesta ha sido pagar a Turquía o Libia para que frene la llegada de migrantes. Hay una correspondencia y corresponsabilidad. España vende sobre 700-900 millones de euros anuales en armas a países de Oriente Medio. En total, exportamos 4.500 millones de euros anuales y unos 1.000 millones, dependiendo de los años, van a Oriente Medio. Los principales compradores de armas de España son Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Turquía, Catar, Kuwait, Omán… países casi todos que participan en la guerra de Siria apoyando a un bando o al otro. Y lo mismo en la guerra de Yemen.

¿Falta que en el debate público se incida más en estos temas?

Los medios han hablado mucho de esto. En Cádiz, por ejemplo, hay una naviera llamada Navantia que está fabricando cinco corbetas para Arabia Saudita por valor de 1.800 millones de euros y el alcalde de Podemos dijo que iba a defender ese contrato cuando esas corbetas servirán para continuar con el bloqueo de Yemen, donde la ONU ha dicho que hay siete millones de personas al borde de la inanición. Y que eso no llame a la conciencia de nuestra izquierda para impedir la venta de armas a Arabia Saudita me parece de una inmoralidad denunciable. No quiero decir que Navantia cierre y vayan a la calle los trabajadores, habría que hacer estudios para buscar una salida económica y la reconversión de una industria militar que además es deficitaria. Navantia pierde dinero y lo pagamos entre todos los españoles. Yo no quiero más paro, que quede claro, pero el año pasado Navantia perd-ió 4.000 millones de euros y ha perdido dinero siempre.