Inicio Soldepaz Pachakuti
Portada

Campañas / Paramilitarismo
Décima Delegación DDHH

Reencuentro en Cañamomo
 
Visitar el Resguardo Indígena Cañamomo y Lomaprieta se va convirtiendo en una sana costumbre para Soldepaz Pachakuti.
 
Desde 2002 han sido varios y siempre buenos y gratificantes los encuentros con las gentes organizadas de ese territorio Embera Chamí situado en el lado occidental de la vertiente del Río Cauca, en lo que hoy es el Departamento de Caldas en Colombia.
 
En días previos al comienzo de la X Delegación Asturiana de Verificación del Estado de los DDHH en Colombia, un grupo de 4 personas se desplazó hasta el Resguardo con el ánimo de compartir y estrechar lazos entre dos comunidades: la asturiana y la Embera Chamí, no en vano se viene fortaleciendo un hermanamiento cultural entre dos centros educativos – el CRA de Moanes en el municipio de Valdés – Asturies y el Centro Educativo Portachuelo en el municipio de Riosucio- Caldas.
 
El Resguardo.
 
Un Resguardo es una Institución legal y sociopolítica, conformada por una comunidad indígena, que con un título de propiedad comunitaria, posee su territorio y se rige para el manejo de éste y de su vida interna, por una organización ajustada al fuero indígena o a sus pautas y tradiciones culturales.
 
El Resguardo de Cañamomo y Lomaprieta abarca 4.836 hectáreas y está habitado por 23.820 personas distribuidas en 32 comunidades que ocupan terreno de dos municipios – Riosucio y Supía-  en el Departamento de Caldas.
 
La figura administrativa, es el Cabildo, conformado por miembros electos de la comunidad cuya función es representarla legalmente, ejercer la autoridad y realizar las actividades que le atribuyen las leyes, sus usos, costumbres..
 
Cada una de las 32 comunidades posee representación en el Cabildo, 1 cabildante por cada una, excepto la Comunidad de La Iberia que posee 2, por razones históricas – se considera “comunidad madre”. Junto al Gobernador actual Carlos Eduardo Gómez y a 9 exgobernadores, el equipo de gobierno diseña y promueve un Plan de Vida que es ejemplo en muchos lugares del país y de América Latina.
 
El Plan de Vida del Resguardo está basado en la defensa y recuperación del territorio, ocupado y robado en el trasegar de la época colonial a la época de la República por medio de un proceso que llaman de Falsa Titulación a través del cual las nuevas reordenaciones jurídicas les fueron despojando de su territorio- por la fuerza en multitud de ocasiones – el Resguardo posee medidas cautelares de la Comisión Interamericana de DDHH por la violencia que se ha venido ejerciendo contra sus líderes y lideresas por el mero hecho de reivindicar sus derechos. 4 líderes asesinados y multitud de atentados contra otros hacen que su ejercicio sea mucho más valioso.
 
Las amenazas:
 
El territorio Embera Chamí es, como generalmente Colombia, riquísimo en recursos naturales. Solo para este territorio hay previstas y en marcha 16 concesiones a particulares y multinacionales mineras, que incluso se superponen en terreno y que en plena connivencia con el estado avanzan en ilegalidad con total impunidad.
 
El Estado Colombiano y sus Instituciones han expedido permisos, títulos y concesiones para la exploración y explotación minera sobre amplias zonas de su territorio lo que viola el derecho a la consulta previa y al consentimiento previo libre e informado sobre los proyectos que afectan a territorios indígenas según la Constitución Colombiana, el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
 
El monocultivo y la extranjerización de la tierra:
 
Desde la introducción del cultivo de café en los años 50 el territorio profundiza una transformación del modelo de producción, desde la diversificación y la producción para el autoconsumo hacia el monocultivo exportable.
Tradicionalmente la dependencia de la producción y comercialización del café ha sido prácticamente total entre las familias del  resguardo, donde además existe el “micro-fundio”, con parcelas de menos de una hectárea.

El café, entonces, requiere la mayor parte de esa área. Si a ello se le suma la crisis de precio internacional de este producto, se explica la vulnerabilidad económica que afecta a las familias productoras.

Destrucción de monte nativo, sobre-explotación y monocultivo fueron las banderas de solución de la carencia de renta a las familias campesinas indígenas. Hubo que tumbar árboles para plantar café y eso generó un desequilibrio muy importante, se perdió el sentido de la agricultura, que era de soberanía alimentaria.

El Gobierno Nacional y el Marco Legislativo:

Diseñado para satisfacer los acuerdos incluidos en los diferentes Tratados de Libre Comercio con EEUU y Europa, la legislación nacional solo ofrece trabas al mantenimiento de buenas prácticas para la producción limpia, diversificada y autóctona que supondrán, sin lugar a dudas, un desarrollo en consonancia con sus usos y costumbres combatiendo la aculturación, el consumismo y el deterioro de la Madre Tierra.

Un ejemplo lamentable es el cerco a los y las productores de panela. La producción de caña ocupa la mitad del territorio cultivado en el Resguardo. AIPAN es la Asociación Indígena de Paneleros, a cuya constitución en 2007 asistió Pachakuti. En estos momentos agrupa 243 trapiches de los que 96 son comunitarios y producen una de las mejores panelas del país.

Su modo de producción supone la integración familiar en un estilo de vida que defiende el derecho fundamental al trabajo en el que participa la totalidad de miembros de la familia. Supone además, el cuidado de la tierra al escoger cuidadosamente la caña a “exprimir” evitando la “corta indiscriminada” y la plantación de especies foráneas en el ejercicio de la defensa integral del territorio así como el NO uso de agroquímicos. Cabe recordar que desde noviembre de 2009 y bajo Resolución 018, el Cabildo, ante asamblea de más de 3.000 personas, declara a Cañamomo y Lomaprieta Territorio Libre de Transgénicos.

Ante ello la pelea es cotidiana, con legislación que les impide el acceso a mercados, con redadas y arremetidas en mercados a los y las productoras tradicionales con incautación del producto en beneficio de los pulpos empresariales de “panela sucia”. AIPAN produce 2.600 kgrs. semanales de panela limpia que bien podría distribuirse en mercados nacionales e internacionales con el mínimo apoyo estatal.

No obstante, el municipio de Supía, con autoridad indígena desde hace 2 años, ha declarado la Panela alimento ancestral y patrimonio de Supía lo que enfrenta planes de erradicación de su producción artesanal a favor de la plantación de cítricos, flores y palma, siempre para la exportación.

Las Propuestas Válidas, Probadas, Buenas…

La práctica de la SOBERANÍA ALIMENTARIA,

Organizados y organizadas con el Cabildo a la cabeza y siguiendo su Plan de Vida, la meta es el EJERCICIO DE LA SOBERANÍA ALIMENTARIA en todo el resguardo.

Surge la figura del guardián y la guardiana de semillas. No se puede hacer soberanía alimentaria con semillas de afuera, por lo que se pone en marcha una estructura de rescate, cuidado, multiplicación y conservación de la riqueza genética del Resguardo a partir de un diagnóstico y estudio de la pérdida de variedades.

Cañamomo fue el resguardo que inició este proceso, el cual se extendió por otros resguardos indígenas vecinos y puso en marcha la denominada “Casa de las Semillas” cuya intención es generar un ambiente adecuado para las semillas.

La necesidad de disponer de semillas propició inclusive un sistema de comercialización e intercambio por la cual los y las campesinas indígenas reciben renta, pero además evitan el ingreso de las semillas industrializadas, híbridas o transgénicas.

Sin embargo, las políticas públicas del estado colombiano favorecen precisamente el paradigma opuesto. La reciente resolución 9.70  ha criminalizado la producción autónoma de semilla, generando incluso quemas de semillas familiarmente producidas.

Ante ello, la postura es la desobediencia civil, la visibilización de la injusticia y la articulación en redes nacionales e internacionales que defienden la postura natural ajena a la incultura capitalista.

Así, han organizado varios encuentros nacionales en defensa de la Soberanía Alimentaria y se articulan en redes como MAELA – Movimiento Agroecológico de América Latina y el Caribe que incluye a 210 organizaciones de 20 países del continente Americano.

La ESPERANZA…
 
El Resguardo y sus gentes organizadas en Defensa de la Humanidad son esperanza y ejemplo de dignidad en condiciones tan adversas y, sin embargo, con éxitos tan rotundos.
 
Nos llena de orgullo haber compartido 2 días en el Resguardo y haber visitado la Casa de Pensamiento Propio La Mandrágora, la Casa de las Semillas, los trapiches paneleros, la estadía Las Guacas y sobre todo ello, el futuro que se manifiesta en el Centro Educativo Portachuelo, donde en el día que llegamos estaban eligiendo el Cabildo Estudiantil, en el ejercicio de su plan etnoeducativo que compromete a instituciones y estudiantes a continuar en la defensa de la VIDA, que es de todos/-as.
 
Agradecemos en Soldepaz el Alzamiento Reivindicativo de esos Bastones de Mando Indígenas, adornados con cintas de 6 colores;
 
Verde como la naturaleza
Amarilla como el Sol que da la vida
Roja como la sangre india vertida históricamente
Negra en homenaje, reconocimiento e inclusión a las comunidades negras del territorio
Azul como los ríos que son límites naturales del Resguardo
Blanco como el deber de ser transparentes, puros y defendesores/-as de la paz.